José Veras no se siente desfasado. Es de los que entienden que la música siempre se recicla. Sin embargo, aseguró que un artista no puede, por ejemplo, pretender alterar la estructura rítmica de un género. “Nuestro merengue tiene su identidad. Nosotros vivimos un tiempo de chabacanería, pero este es el tiempo de regresar a nuestros orígenes en el merengue. Mi orquesta Batallón Dorado está desarrollando un trabajo con esa esencia”, explicó.

Pese a situaciones con el merengue, es de los que sostienen que no hay fiestas si merengue. Lo que hace falta es que programas de radio y televisión le quiten la veda que le tienen a algunos exponentes. “Hay que cuidar las letras y hacer unas temas con tengan una buena estructura. Creo que hay jóvenes que están haciendo ofreciendo un merengue diferente, pero es necesario que más jóvenes hagan suyo”, indicó el artista.

Por Natkin